Todas las cosas tienen un nombre

EL-NOMBRE-DE-LAS-COSAS

Fernando Beltrán es el autor del El Nombre de las Cosas, y el El Nombre de las Cosas es también su exitosa empresa de Naming. Empezamos a intuir una hermosa tautología centrada en quien tiene el honor de haber sido, en este país con piel de toro, un conquistador y un pionero.  El primero en poner todo su talento y poder creativo en el apasionante mundo del Naming.  El primero en cruzar el desierto,  llamar a la puerta del cliente y cobrar por dar nacimiento a un nombre.  Una sola palabra. Dios dijo telefonía, y se hizo AMENA. Dios dijo pastelitos almendrados light, y nació MANTEKITOS. Dios quería un nombre para convertir lo negro en blanco y surgió SEROPOSITIVOS.  Y así hasta completar una prestigiosa cartera.  De nombre a nombre, y sigo porque me toca.

Nos comenta que el nombre debe ser “breve, pronunciable, eufónico, fácil de memorizar, perdurable en el tiempo, sin connotaciones negativas en distintos mercados, descriptivo, evocador, sugerente, contenedor de valores y atributos, declinable en submarcas, original, con personalidad, registrable y con posibilidades gráficas

Nos enseña que ese nombre que buscamos con ahínco y sudor de tinta,  ya existe escondido en el en fondo del abecedario, pero hay que descubrirlo y darle luz. Que existen un sinfín de soluciones, conversiones, reencuentros etimológicos, simbiosis, deconstrucciones, neologismos, cambios de letra, autodefinidos, acrónimos y disecciones para dar con el nombre adecuado.  Y porque no decirlo, también hay que tener un don. El don de la expresión, la identidad, el espejo, el código, el indicio, el designio, la sintaxis, la evocación y la música… para que el nuevo nombre sea el motor y la tarjeta de presentación fiable del nuevo sujeto de contrato. Pues efectivamente hablamos de nombres comerciales, productos y marcas.

Fernando Beltrán nos ha dejado un camino regado de bautismos. Hay que darle las gracias a este gran maestro de las palabras.

—————————————————————————————————————

Fulgencio Cerrajero Fulgencio Cerrajero es Redactor Creativo freelance. Ejerce su actividad desde Las Palmas de Gran Canaria, colaborando y apoyando a Clientes, Estudios Creativos, Agencias y Productoras.

Anuncios

Necesito un nombre, por favor

Imprimir

¿ Y tú, cómo te llamas?

Sé lo que quiero pero no recuerdo muy bien cómo se llama.
– Mal empezamos.
¡Ah, sí, ya recuerdo! canguingos con patas de araña.
-Ni idea, en mi vida había oído ese nombre. Pues es cómo mi madre llamaba a las albóndigas.
– Haber empezado por ahí. Muy original su madre.

En fin, lo que no tiene nombre no existe. Así es la vida. Y aunque lo tenga, como no exista un campo semántico común entre el emisor y el receptor, tampoco nos servirá de nada. Me estarás hablando en chino.

Quiero tener un nombre

Cuando un cliente llega y nos dice: necesito un nombre para mi producto, para mi marca. Quiero que te inventes un nombre… ¿Qué es lo que nos está pidiendo en realidad?

En primer lugar nos pide que sea diferente, más o menos sonoro, más o menos fácil de recordar o pronunciar. Aquí hablamos de singularidad. Es el bautismo del producto, del servicio, de la marca que lo convierte en único. Distinto de los demás. Un nombre que llevará grabado para toda su vida.
Es tanta la importancia del naming que si quisiéramos matar el producto, bastaría tan solo con cambiarle de nombre. Se convertiría en otro producto.

Y segundo, nos pide que el nombre signifique algo para el público objetivo o mercado al que va dirigido. Que tan solo con nombrarlo, hable de la esencia y los beneficios del producto. Hablamos del adjetivo, del carácter. Hablamos de significación. De lo que denota y connota un nombre. Los contenidos culturales que un nombre transporta.

Entre estos dos extremos, el de la singularidad y la significación, nos encontramos con direcciones opuestas: la originalidad y la banalidad.

Nombres originales, que en sí mismos no significan nada, como Ariel, Lagarto, Leroy y Merlin, Ferrari y otros muchos. Y a los que el tiempo, su propia historia, o la inversión en publicidad les ha otorgado carácter y carga de significación, a posteriori.
Nombres banales, poco singulares pero con una gran carga de significado inmediato, fáciles de entender y ubicar, como Maderas Fresno, Relojería Tic Tac, Armadura Toledo …. Su rasgo distintivo habrá que añadírselo más tarde, con demostraciones y experiencias que satisfagan al público objetivo, para que le otorgue un valor diferencial.

¿Cómo empezar a  construir un nombre?

No hace mucho un amigo me pidió, por Facebook, que le explicara cómo plantear la creación de un nombre. -¿Brevemente, dices?- Contrátame y lo tendrás. No será breve, ni tampoco fácil.  Pero como eres un amigo te diré:  Hay que mirar la competencia y estudiar los diferentes caminos o ejes que utilizan. Después desarrollamos un árbol de conceptos a los que se unen diferentes posibilidades. Esto nos dará un razonamiento de por qué seleccionamos tal o cual camino. Y nos servirá también, para salirnos del camino. De lo que todos hacen. Papel, lápiz, notas y más notas. Investigación, etimologías, onomatopeyas, acrónimos, juegos de palabras, cambios de sentido, holofranes, patronímicos, la música de las palabras.  Hasta que al final das con el nombre definitivo y definitorio. Por supuesto presentarás tus conclusiones y comprobarás algunos aspectos legales. Pero siempre, siempre  debes empezar por hacer un briefing. Espero que esta explicación te sirva.

Imprimir

 

  • 1- Escucho todo lo que me quiera decir el cliente.
  • 2- Busco y analizo la competencia. Descubro qué caminos han construido otros.
  • 3- Tengo muy en cuenta qué quiere significar, mi cliente. Y sobre todas las cosas quiero que ese nombre sea distintivo, propio, único, que hable en positivo del producto. Descubro su esencia.
  • 4- Cojo una hoja en blanco, y me dejo llevar. Apunto, disparo y anoto posibles nombres. Estoy en ese proceso de búsqueda, que no juzga sino que se abre al azar, al significado, a la combinatoria o simplemente al sonido. Y comienzo a detectar ejes y a descubrir nuevos significados. Los emparejo, les doy la vuelta, los combino. Los releo y juego con ellos,
  • 5- También tengo en cuenta el bagaje cultural del público objetivo y el ambiente que envuelve al producto. Qué sugiere, qué denota, qué connota el nombre. Solo entonces empiezo a analizar, a tachar, a sesgar.
  • 6-Y llega el momento de recopilar el trabajo y construir el árbol de conceptos. Mojarse, presentar al cliente tus conclusiones y seleccionar al ganador. No más de dos o tres.

Es muy probable que una vez analizado por el cliente necesites darle una segunda vuelta. Forma parte del proceso. Dos cabezas piensan mejor que una.

———————————————————————————————————

Fulgencio CerrajeroFulgencio Cerrajero es Redactor Creativo freelance. Ejerce su actividad colaborando y apoyando a Clientes, Estudios Creativos, Agencias y Productoras. /Fulgencio Cerrajero/ 660451487 / fulcerrajerohdz@gmail.com

tú-más-tú, el coaching personal de Raquel del Amo

tumastu logo 3-1

El encargo

Cuando Raquel del Amo nos llamó para que la ayudáramos a dar con el nombre de su empresa (http://www.tu-mas-tu.com/), tú-más-tú no existía. Simplemente era un briefing, una intención y una lista o brainstorming que ella misma había preparado para indicar qué tendría que significar su empresa de bienestar y coaching personal.

  • Romper tus límites
  • Ponerse las alas
  • Confianza
  • Autoestima
  • Avance
  • Pasión
  • Expansión
  • Descubre tu potencial
  • Relajación
  • Vivir el presente
  • Conectar con tu esencia
  • Desde tu esencia al infinito
  • Libérate, rompe cadenas
  • Nada te da más autoconfianza que lograr tus objetivos
  • Enfócate y ve a por ello
  • … Y si decides optimizarte?
  • La llave a un futuro más pleno
  • … realmente estás viviendo o te dejas llevar

Lo primero es lo primero

Así que manos a la obra. Y lo primero fue, como siempre, conocer el producto, investigar a la competencia y entrar en  la visión particular que el cliente tiene de su propio negocio. Descubrimos que el coaching personal está basado en procesos de relaciones humanas. Que nos permite trabajar con las personas independientemente de sus credos, religiones y filosofías personales. Que se apoya en dos factores motivadores del ser humano: la auto-superación y la auto-realización. Que los EFT (Emotional Freedom Technique) son técnicas de liberación emocional, porque muchas enfermedades tienen su origen en bloqueos energéticos, emociones que provocan desequilibrios y daños corporales. Que existían cosas tan maravillosas como el Access Bars, el quiromasaje o el Kobido, el arte del masaje facial japonés. En resumen que la belleza no es sino el reflejo del equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu.

Primeros inputs.

Por tanto, el gran libro de las palabras se abría para indicarnos múltiples horizontes y caminos dónde trabajar. Se abría para ver nacer un nuevo nombre. Construimos un árbol de conceptos o puntos de partida y enfoques que nos sirvieran de base y atrapa palabras.

arbol tumastu-01

Surgieron en esta primera etapa nombres como SINERGIA, AMOTHERAPY, ESSENCIAL, EKILIBRIUM, AUREAL y nuestro recomendado CÓDIGO TÚ, el coaching personal y de empresa de Raquel del Amo.

Feed back de cliente

Raquel se lo pensó, y nos echó un amable jarro de agua fría.  Copio aquí sus propias palabras: “El tema es que la explicación que justifica el nombre que me propusiste (Código tú) me encanta,… directamente la pegaría en mi página web, creo que el concepto a transmitir es ése precisamente. Tú como superación personal, tú como objetivo vital, tú por encima de cualquier limitación o presión externa. El bienestar no está fuera, está dentro de ti.” Y continuaba diciendo : “Esas ideas son perfectas pero la palabra “código” no termino de verla ya que me parece algo fría..”

arbol de conceptos naming

Otra vuelta, por favor

Habíamos dado con la clave del tú, pero no con la expresión exacta. Y en segunda vuelta nacieron nuevas líneas de trabajo y campos de búsqueda ligadas de algún modo siempre al “Tú”. Términos musicales como PIZZICATU;   claves marineras como  AVANTE. Juegos malabares como PLENITUD, TOTAL TU; derrapajes como ONLY YOU, OBJETIVO TU, o APERTURA

Código Tú se llamará TUMASTU

Hay que reconocer que Raquel del Amo es un nombre hecho y derecho,  con personalidad y sonido. Nos gustaba. De hecho comentamos con ella por qué no lo explotaba. Éramos conscientes que en el mundo del coaching, la personalidad y el estilo del coacher, del guía, marcan la diferencia.

Fueron varias semanas de borradores, con sus necesarios descansos; 12 ramas conceptuales, apoyos en busca de nuevos impulsos creativos,  y algo más de 120 posibilidades de nombre para dar con uno solo. Para llegar a TUMASTU. El “tu” que se crece y que se supera. El “tu” que la gente ve por fuera en contraste con el que realmente vive dentro. Un “tu” elevado al cubo, la suma de todo tu potencial. Un potencial que nace siempre de ti mismo, aunque todavía no lo sepas ver. Por eso necesitas a Raquel del Amo. Por eso tú-más-tú es el  nombre que define el coaching personal de Raquel del Amo.-Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar- decía  Antonio Machado. Y qué razón tenía.

—————————————————————————————————————–

Naming; Fulgencio Cerrajero Hernández

Identidad Corporativa:Jacco van den Hoek