La importancia de llamarse Ifigenio

He de observar que nací fuera de España y me crié en una gran ciudad europea, abierta y cosmopolita, pero que mis raíces son los de un pueblo con sabor a queso de cabra y olor a boñiga de vaca. Tengo un nombre que me lo recuerda a cada momento, pues me llamo Ifigenio de la Cruz Segura. No es un chiste, es la pura verdad que relato una y otra vez en todas las reuniones de amigos, mejor dicho en las reuniones de nuevos amigos, porque los primeros ya se lo saben de tanto repetirlo y los segundos, por cortesía o porque es su primera vez, me lo aguantan entre risas cortadas y rictus de circunstancia. La anécdota de cómo mi madre me puso de nombre Ifigenio tiene guasa, porque no hay cruz más pesada, ni más segura, que la de llamarse Ifigenio de la Cruz Segura para toda la vida. ¿Se lo imaginan? Alguien te presenta a un desconocido y este te pregunta, ¿y tú cómo te llamas? – Ifigenio, contestó yo. -¿Ifi qué?, ¿coño quién tuvo la ocurrencia de llamarte así? Mi madre, las circunstancias y la época. El caso es que a la hora de parir, mi madre no se encontraba sola sino muy bien atendida, en el hospital central de Zurich y en las salas francófonas para extranjeros y emigrantes con seguridad social; pero mi padre no estaba con ella, se hallaba trabajando a cientos de kilómetros de distancia. Por lo que yo recuerdo y por lo que me dijeron, mi padre llamó al hospital desde París y por primera vez en mi vida se escuchó la misma y sempiterna pregunta: ¿Cómo se llama el niño? – Ifigenio, contestó mi madre. ¿Y por qué le has puesto Ifigenio? –Porque el hospital necesitaba rellenar el certificado de nacimiento del niño, al momento, aquí lo hacen así, es la costumbre– y como tú no estabas, no se me ocurrió mejor nombre-. Mi padre estaba muy orgulloso de su nuevo vástago. Tenía pelotas, pito y se llamaba igual. Efectivamente, me pusieron el mismo nombre que el de mi padre, y que el de mi abuelo. La redundancia de la vida es que el padre de mi madre también se llamaba Ifigenio. Así que toma carambola, mi padre ya no era el único Ifigenio de la familia. Desde el momento en que se juntó con mi madre, y yo nací, nos multiplicamos por cuatro. Mi consuelo es saber que en mi carnet de identidad dice que hay otros seis valientes que también se llaman igual. Seis Ifigenios de la Cruz Segura , no todas las ocurrencias de la vida iban a tocarme a mí solo.
Muchas otras anécdotas y peculiaridades me ha regalado el hecho de llamarme Ifigenio. Con ese nombre nunca pude permanecer en el anonimato, ni en el colegio, ni en la universidad, ni en el trabajo. Y mucho menos en la mili, o en el listín telefónico. Tampoco podía presentarme a las chicas directamente y de sopetón con mi nombre, las consecuencias psicológicas eran devastadoras, por tanto me vi obligado a dar un pequeño rodeo didáctico para prepararlas a tal efecto.
¡Sin embargo Ifigenio soy, y no pienso cambiarme de nombre! Habrá quien piense que lo de llamarme Ifigenio es cosa de pueblerinos, yo creo que más bien fue cosa de cariño; demostrado está, sin lugar a dudas que mi madre amaba con locura a su marido. La prueba era yo, un bebé sietemesino, de apenas kilo y medio, más arrugado que una pasa y tan menudo que cabía en una sola mano, pero con un nombre tan original y exclusivo que sonaba rotundo y determinante. Nadie podría confundirme con nadie más en este mundo. De ahora en adelante, mi nombre me bautizaría como un tatuaje imborrable y distintivo. Ifigenio, genio y figura de la cuna a la sepultura.

Postdata: Ifigenio tiene etimología como todo buen nombre latino. Significa bien nacido, nacido de noble cuna. Lo digo por si todavía hay alguien que se atreva a reírse gratuitamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s